Receta tradicional de Leche frita de la abuela paso a paso

La leche frita es un dulce delicioso y popular en la gastronomía española, que ha sido transmitido de generación en generación. Esta receta tradicional, legado de nuestras abuelas, nos permite disfrutar de un postre que evoca recuerdos de infancia y nos transporta a la cocina de antaño. A través de este artículo, te mostraré paso a paso cómo preparar la auténtica leche frita de la abuela, para que puedas deleitar a tus invitados con esta dulce tentación.

Índice
  1. Ingredientes necesarios para la Leche frita tradicional de la abuela
  2. Paso 1: Preparar la leche con canela y cáscara de limón
  3. Paso 2: Añadir el azúcar a la leche
  4. Paso 3: Mezclar el almidón disuelto en leche
  5. Paso 4: Enfriar la mezcla en un molde
  6. Paso 5: Cortar la mezcla en porciones
  7. Paso 6: Rebozar las porciones en harina y huevo
  8. Paso 7: Freír las porciones en aceite de girasol
  9. Paso 8: Cubrir las porciones con azúcar y canela en polvo
  10. Paso 9: Servir la Leche frita como postre tradicional
  11. Conclusión: Disfruta de esta deliciosa receta de Leche frita de la abuela

Ingredientes necesarios para la Leche frita tradicional de la abuela

  • 1 litro de leche
  • 200 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de almidón (maizena)
  • 1 rama de canela
  • Cáscara de limón
  • 3 huevos
  • 200 gramos de harina
  • Azúcar y canela en polvo (para espolvorear)
  • Aceite de girasol (para freír)

Paso 1: Preparar la leche con canela y cáscara de limón

Para comenzar a preparar la leche frita de la abuela, debes verter la leche en un cazo grande y añadir la rama de canela y la cáscara de limón. Esto le dará un sabor característico y aromático al postre. Pon el cazo a fuego medio y lleva la leche a ebullición. Una vez que hierva, reduce el fuego y deja que la leche con la canela y la cáscara de limón se infusionen durante unos minutos.

Este paso es crucial para obtener el sabor auténtico de la leche frita de la abuela. La canela y la cáscara de limón aportan un toque cítrico y especiado que hará que cada bocado sea una verdadera delicia. Asegúrate de remover la leche de vez en cuando, para que se mezclen bien los sabores.

Paso 2: Añadir el azúcar a la leche

Una vez que la leche con la canela y la cáscara de limón se ha infusionado, es el momento de añadir el azúcar. Agrega los 200 gramos de azúcar al cazo y remueve bien para que se disuelva completamente. El azúcar le dará ese dulzor característico a la leche frita de la abuela, equilibrando los sabores y realzando su sabor.

Recuerda que esta es una receta tradicional, por lo que la cantidad de azúcar es esencial para obtener el resultado perfecto. No escatimes en el azúcar, ya que es el elemento clave para conseguir una textura y sabor exquisitos.

Paso 3: Mezclar el almidón disuelto en leche

Una vez que el azúcar se haya disuelto en la leche con canela y cáscara de limón, es el momento de agregar el almidón disuelto en leche. Para ello, mezcla los 100 gramos de almidón con un poco de leche en un recipiente aparte, hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos. Luego, vierte esta mezcla en el cazo con la leche y remueve constantemente para evitar la formación de grumos.

El almidón, en este caso maizena, es el ingrediente que le dará consistencia a nuestra leche frita. Es el encargado de aportar esa textura cremosa y suave que tanto caracteriza a este postre tradicional. Asegúrate de mezclar bien el almidón con la leche, para que se integre por completo y obtengas una masa uniforme.

También te puede interesar: Aprende a hacer helado de plátano casero sin heladeraAprende a hacer helado de plátano casero sin heladera

Paso 4: Enfriar la mezcla en un molde

Una vez que hayas mezclado el almidón disuelto en leche con el resto de los ingredientes, es el momento de enfriar la mezcla en un molde para que tome forma. Puedes utilizar un molde rectangular o cuadrado, en función de cómo quieras cortar las porciones de leche frita más adelante.

Vierte la mezcla en el molde previamente untado con mantequilla, para evitar que se pegue. Extiende la mezcla de manera uniforme, alisando la superficie con una espátula o cuchara. Una vez que hayas terminado, deja que la mezcla se enfríe a temperatura ambiente durante al menos dos horas.

Paso 5: Cortar la mezcla en porciones

Una vez que la mezcla de leche frita se haya enfriado y haya adquirido la consistencia adecuada, es el momento de cortarla en porciones. Utiliza un cuchillo afilado para hacer cortes limpios y rectos, obteniendo así porciones de tamaño similar.

Esta es una de las partes más emocionantes de la preparación de la leche frita de la abuela, ya que es en este momento que empezamos a ver el resultado final. Puedes hacer porciones más pequeñas o más grandes, según tus preferencias. Recuerda que la leche frita tradicional suele tener forma rectangular, pero también puedes optar por otras formas si lo deseas.

Paso 6: Rebozar las porciones en harina y huevo

Una vez que hayas cortado las porciones de leche frita, es el momento de rebozarlas para darles un acabado crujiente y delicioso. Para ello, necesitarás harina y huevos batidos en un plato. Toma cada porción de leche frita y sumérgela primero en la harina, asegurándote de cubrir bien todos los lados.

Luego, pasa la porción por el huevo batido, para que se adhiera de manera uniforme. Asegúrate de cubrir toda la superficie de la porción de leche frita con el huevo batido, para que se forme una capa que se dorará al freír. Repite este proceso con todas las porciones y déjalas reposar durante unos minutos para que se adhiera bien el rebozado.

Paso 7: Freír las porciones en aceite de girasol

Una vez que hayas rebozado todas las porciones de leche frita, es el momento de freírlas en aceite de girasol. Calienta una sartén con suficiente aceite para que cubra las porciones por completo. El aceite debe estar caliente pero no demasiado, ya que en caso contrario se podría quemar el rebozado.

También te puede interesar: Delicioso dulce de granada: una explosión de sabor irresistibleDelicioso dulce de granada: una explosión de sabor irresistible

Toma cada porción de leche frita y colócala con cuidado en el aceite caliente. Fríe por ambos lados hasta que estén doradas y crujientes. Es importante asegurarse de que las porciones se frían de manera uniforme, girándolas con una espátula para que se doren por todos los lados. Una vez que estén listas, retíralas del aceite y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Paso 8: Cubrir las porciones con azúcar y canela en polvo

Una vez que las porciones de leche frita estén bien escurridas, es el momento de cubrirlas con azúcar y canela en polvo. Puedes mezclar estas dos especias en un plato o espolvorearlas por separado. Toma cada porción y pásala por el azúcar y canela, asegurándote de cubrir todos los lados de manera uniforme.

El azúcar y la canela en polvo le darán a la leche frita de la abuela ese toque extra de dulzor y sabor. Puedes ajustar la cantidad de azúcar y canela según tus preferencias personales. Si te gusta un sabor más intenso, añade más cantidad; si prefieres un sabor más suave, utiliza menos.

Paso 9: Servir la Leche frita como postre tradicional

Una vez que hayas cubierto todas las porciones de leche frita con azúcar y canela en polvo, es el momento de servirlas como postre tradicional. Puedes presentar las porciones individualmente o en un plato grande, según tus preferencias. Acompaña la leche frita con una bola de helado de vainilla o simplemente sírvela tal cual.

Recuerda que la leche frita es un postre que se disfruta mejor cuando aún está caliente, aunque también se puede disfrutar fría. Cada bocado te transportará a esos momentos felices de tu infancia, donde los dulces caseros de nuestras abuelas eran los protagonistas de nuestras reuniones familiares.

Conclusión: Disfruta de esta deliciosa receta de Leche frita de la abuela

La leche frita de la abuela es una receta tradicional que nos permite disfrutar de un exquisito postre con un sabor auténtico y casero. Siguiendo estos pasos detallados, podrás recrear este dulce típico de la gastronomía española en la comodidad de tu hogar. Sorprende a tu familia y amigos con esta delicia y comparte momentos inolvidables alrededor de la mesa.

Así que no esperes más, busca los ingredientes necesarios y ponte manos a la obra. En poco tiempo estarás degustando una leche frita de la abuela que te hará sentir como si estuvieras en un auténtico rincón culinario de España. ¡No te lo pierdas!

También te puede interesar: Coyotas: una receta tradicional imperdibleCoyotas: una receta tradicional imperdible
Francisco Gómez

Francisco Gómez

Transformo conceptos en contenido atractivo y accesible.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información