Delicioso flan de cuajada: la receta perfecta sin horno

El flan de cuajada es un postre delicioso y cremoso que puede ser una excelente opción para aquellos que no tienen horno o simplemente prefieren una receta más sencilla. En este artículo te mostraremos cómo hacer un irresistible flan de cuajada sin necesidad de utilizar el horno. Con pocos ingredientes y siguiendo algunos pasos sencillos, podrás disfrutar de un postre exquisito y de textura suave. ¡Prepárate para sorprender a tus invitados con esta delicia!

Índice
  1. Ingredientes necesarios para hacer un delicioso flan de cuajada sin horno
  2. Pasos detallados para disolver la cuajada en leche
  3. Cómo hervir la leche, la nata y el azúcar juntos
  4. Agregar la cuajada disuelta a la mezcla de leche, nata y azúcar
  5. Volver a hervir la mezcla y verter en un molde previamente caramelizado
  6. Enfriar el flan en la nevera hasta que cuaje completamente
  7. Consejos y trucos para lograr un flan de cuajada perfecto
  8. Variaciones y adaptaciones de la receta para personalizar el sabor del flan
  9. Disfruta de un postre delicioso y cremoso sin necesidad de utilizar el horno
  10. Conclusión y invitación a probar esta receta de flan de cuajada sin horno

Ingredientes necesarios para hacer un delicioso flan de cuajada sin horno

Antes de comenzar a preparar nuestro flan de cuajada sin horno, es importante tener a mano los siguientes ingredientes:

- 1 sobre de cuajada (disponible en la sección de repostería de tu supermercado)
- 500 ml de leche
- 200 ml de nata para montar
- 150 g de azúcar
- Caramelo líquido para el molde (puedes comprarlo en el supermercado o prepararlo casero con azúcar y agua)

Ahora que tenemos todos los ingredientes listos, podemos comenzar con el proceso de preparación de nuestro delicioso flan de cuajada sin horno.

Pasos detallados para disolver la cuajada en leche

1. En un recipiente aparte, mezcla el sobre de cuajada con un poco de leche fría. Mezcla bien hasta que el polvo de cuajada esté completamente disuelto. Reserva esta mezcla para más adelante.

2. Calienta el resto de la leche en una olla a fuego medio. No dejes que hierva, solo tienes que calentarla hasta que esté tibia.

3. Una vez que la leche esté tibia, agrega la cuajada disuelta y revuelve constantemente con una cuchara de madera o una espátula de silicona. Asegúrate de mezclar bien para evitar grumos. Continúa removiendo hasta que la mezcla comience a espesar ligeramente.

4. Retira la olla del fuego y reserva la mezcla de cuajada y leche mientras preparamos el siguiente paso.

Cómo hervir la leche, la nata y el azúcar juntos

1. En una olla grande, mezcla la leche, la nata para montar y el azúcar.

2. Lleva la mezcla a fuego medio-alto y revuelve constantemente para disolver el azúcar y evitar que la mezcla se queme en el fondo de la olla.

3. Continúa revolviendo hasta que la mezcla comience a hervir. Una vez que alcance el punto de ebullición, reduce el fuego y deja que la mezcla hierva suavemente durante unos minutos, removiendo constantemente para evitar que se pegue.

4. Retira la olla del fuego y reserva la mezcla de leche, nata y azúcar mientras preparamos el siguiente paso.

También te puede interesar: Receta de pan de calatrava en el microondas: fácil y deliciosoReceta de pan de calatrava en el microondas: fácil y delicioso

Agregar la cuajada disuelta a la mezcla de leche, nata y azúcar

1. Vierte la mezcla de cuajada y leche que habíamos reservado previamente en la olla con la mezcla de leche, nata y azúcar.

2. Vuelve a encender el fuego a temperatura media y mezcla bien todos los ingredientes hasta que estén completamente integrados.

3. Continúa cocinando la mezcla a fuego medio durante unos minutos más, revolviendo constantemente, hasta que espese ligeramente. La consistencia debe ser similar a la de un pudin o flan.

4. Una vez que la mezcla haya espesado ligeramente, retira la olla del fuego y reserva mientras preparamos el siguiente paso.

Volver a hervir la mezcla y verter en un molde previamente caramelizado

1. Para darle un toque extra de sabor y presentación a nuestro flan de cuajada sin horno, vamos a utilizar un molde previamente caramelizado. Para hacer esto, simplemente cubre el fondo y las paredes de tu molde con caramelo líquido.

2. Vuelve a poner la olla con la mezcla de flan a fuego medio-alto y lleva la mezcla nuevamente a ebullición. Revuelve constantemente para evitar que se pegue.

3. Una vez que la mezcla esté hirviendo, retírala del fuego y viértela cuidadosamente en el molde caramelizado. Deja que se enfríe a temperatura ambiente durante unos minutos.

4. Una vez que el flan esté a temperatura ambiente, cúbrelo con papel film o una tapa y colócalo en el refrigerador.

Enfriar el flan en la nevera hasta que cuaje completamente

1. Deja enfriar el flan en la nevera durante al menos 6 horas o hasta que esté completamente cuajado. Recuerda que un buen flan de cuajada necesita tiempo para adquirir esa textura espesa y suave.

2. Una vez que el flan esté completamente cuajado, retíralo del refrigerador y pasa un cuchillo por los lados del molde para soltarlo. Luego, coloca un plato o bandeja boca abajo sobre el molde y dale la vuelta para desmoldar el flan. El caramelo líquido se esparcirá por encima del flan, creando un delicioso y brillante glaseado.

3. Sirve el flan de cuajada en porciones individuales y, si lo deseas, puedes decorarlo con un poco de nata montada y frutas frescas. El resultado final será un postre suave, cremoso y lleno de sabor.

Consejos y trucos para lograr un flan de cuajada perfecto

- Asegúrate de disolver bien el sobre de cuajada en leche antes de agregarlo a la mezcla de leche, nata y azúcar. Un buen disuelto asegurará una textura uniforme y evita la formación de grumos.

También te puede interesar: Deliciosas cocadas caseras sin horno: Recetas con coco ralladoDeliciosas cocadas caseras sin horno: Recetas con coco rallado

- No dejes que la mezcla de leche, nata y azúcar hierva por demasiado tiempo antes de añadir la cuajada disuelta. Esto ayudará a preservar la textura suave y cremosa del flan.

- Si prefieres un flan de cuajada con un sabor más suave, puedes reducir la cantidad de azúcar en la receta. Prueba con 100 g de azúcar y ajusta según tu gusto.

- Si deseas agregar un toque de sabor extra, puedes añadir una cucharadita de esencia de vainilla o ralladura de limón a la mezcla de leche, nata y azúcar.

- Si no tienes acceso a cuajada en polvo, puedes sustituirla por gelatina en polvo sin sabor. Sin embargo, ten en cuenta que la textura final del flan será ligeramente diferente.

Variaciones y adaptaciones de la receta para personalizar el sabor del flan

El flan de cuajada es una receta muy versátil que se presta a diferentes variaciones y adaptaciones para personalizar el sabor. Aquí te presentamos algunas ideas:

- Flan de cuajada y café: agrega una cucharada de café soluble a la mezcla de leche, nata y azúcar antes de hervir. Obtendrás un delicioso flan de cuajada con un suave sabor a café.

- Flan de cuajada y chocolate: añade un par de cucharadas de cacao en polvo a la mezcla de leche, nata y azúcar antes de hervir. Obtendrás un flan de cuajada con un delicioso sabor a chocolate.

- Flan de cuajada y frutas: puedes agregar frutas frescas o enlatadas a la mezcla de leche, nata y azúcar antes de hervir. Algunas opciones populares incluyen fresas, piña, mango o melocotón.

Estas son solo algunas ideas para experimentar con diferentes sabores y agregar un toque creativo a tu flan de cuajada sin horno. ¡Deja volar tu imaginación y crea tu propia versión única!

Disfruta de un postre delicioso y cremoso sin necesidad de utilizar el horno

El flan de cuajada es un postre clásico que siempre es bien recibido en cualquier ocasión. Con esta receta, podrás disfrutar de un flan de cuajada suave, cremoso y lleno de sabor, sin necesidad de utilizar el horno. La cuajada le da una consistencia firme y agradable al flan, mientras que la combinación de leche, nata y azúcar le aporta un sabor dulce y delicioso.

No te pierdas la oportunidad de sorprender a tus amigos y familiares con este postre exquisito. Sigue los pasos detallados de esta receta y personalízala a tu gusto con diferentes sabores y decoraciones. Estamos seguros de que el flan de cuajada será un éxito garantizado en todas tus reuniones y ocasiones especiales.

Conclusión y invitación a probar esta receta de flan de cuajada sin horno

Ahora que conoces todos los detalles para hacer un delicioso flan de cuajada sin horno, no hay excusas para no probarlo. Este postre es perfecto para cualquier momento del año y es una opción ideal si estás buscando una receta sencilla pero sabrosa. El flan de cuajada tiene una textura suave y cremosa que seguramente conquistará el paladar de todos tus invitados.

También te puede interesar: Deliciosos bizcochitos de crema: la receta con solo 2 ingredientesDeliciosos bizcochitos de crema: la receta con solo 2 ingredientes

No dudes en experimentar con diferentes sabores y agregar tu toque personal a esta receta. Recuerda que la clave para obtener un flan de cuajada perfecto está en seguir los pasos detallados y tener paciencia para dejar que cuaje en la nevera. ¡Prepárate para disfrutar de un postre irresistible y práctico con este delicioso flan de cuajada sin horno!

¡Anímate a preparar esta receta y sorprende a todos con un flan de cuajada sin horno! ¡No te arrepentirás!

Alejandro Martínez

Alejandro Martínez

Redactor web apasionado por la escritura desde temprana edad.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información