Deliciosa gelatina con leche evaporada para endulzar tus días

gelatina con leche evaporada

La espuma de gelatina con leche evaporada es una deliciosa y refrescante opción para endulzar tus días.

Es un postre fácil de hacer y muy versátil, ya que puedes decorarlo con la fruta de tu preferencia y agregarle el toque dulce de la leche condensada.

gelatina con leche evaporada

Gelatina con leche evaporada

Es un postre fácil de hacer y muy versátil, ya que puedes decorarlo con la fruta de tu preferencia y agregarle el toque dulce de la leche condensada.
Tiempo de preparación 25 minutos
Tiempo de cocción 5 minutos
refrigerar 4 horas
Plato Aperitivo, Golosina, Postre
Cocina Internacional

Utensilios

  • 1 Licuadora
  • 1 batidora
  • Moldes

Ingredientes
  

  • 1 lata de leche evaporada
  • 1 sobre de gelatina
  • 3 limones
  • Fruta fresca opcional
  • Leche condensada opcional

Elaboración corta
 

  • Enfriar la leche evaporada en la nevera: Coloca la lata de leche evaporada en el refrigerador y déjala enfriar durante al menos una hora.
  • Batir la leche evaporada en la licuadora: Después de enfriar, vierte la leche evaporada en la licuadora y bátela a velocidad media-alta hasta obtener una consistencia similar a la crema batida.
  • Preparar la gelatina: Sigue las instrucciones del sobre de gelatina para prepararla correctamente.
  • Disuelve la gelatina en agua caliente y luego añade agua fría según las indicaciones del paquete.
  • Deja enfriar la gelatina a temperatura ambiente.
  • Mezclar la gelatina con la leche y el limón: Vierte la gelatina preparada en la licuadora con la leche evaporada batida.
  • Exprime el jugo de los limones en la mezcla y mezcla bien todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Refrigerar la mezcla durante 2-3 horas: Vierte la mezcla en un recipiente apto para refrigerar y cubre con papel film o una tapa hermética.
  • Refrigera durante 2-3 horas, o hasta que la mezcla adquiera una consistencia firme.
  • Decorar la espuma de gelatina con fruta fresca y leche condensada: Una vez firme, decora la espuma de gelatina con trozos de fruta fresca.
  • Añade un chorrito de leche condensada por encima para realzar el sabor dulce.
  • Servir y disfrutar de la gelatina con leche evaporada: Sirve porciones individuales en copas o recipientes para postre y colócalos en la nevera para enfriar un poco más antes de servir.
Keyword Gelatina

En este artículo te mostraremos cómo preparar esta exquisita gelatina paso a paso, para que puedas disfrutarla en cualquier ocasión.

Así que prepárate para deleitar tu paladar con esta deliciosa espuma de gelatina con leche evaporada.

Índice
  1. Gelatina con leche evaporada
  2. Ingredientes necesarios
  3. Pasos para hacer espuma de gelatina con leche evaporada
    1. Enfriando la leche evaporada en la nevera
    2. Batiendo la leche evaporada en la licuadora
    3. Preparando la gelatina
    4. Mezclando la gelatina con la leche y el limón
    5. Refrigerando la mezcla durante 2-3 horas
    6. Decorando la espuma de gelatina con fruta fresca y leche condensada
    7. Sirviendo y disfrutando de la deliciosa gelatina con leche evaporada
  4. Conclusiones y sugerencias finales

Ingredientes necesarios

Para hacer esta deliciosa espuma de gelatina con leche evaporada, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 1 lata de leche evaporada
  • 1 sobre de gelatina
  • 3 limones
  • Fruta fresca (opcional)
  • Leche condensada (opcional)

Asegúrate de tener todos los ingredientes a mano antes de comenzar con la preparación. De esta manera, podrás disfrutar de tu espuma de gelatina sin interrupciones.

Pasos para hacer espuma de gelatina con leche evaporada

A continuación, te mostraremos paso a paso cómo hacer espuma de gelatina con leche evaporada:

También te puede interesar: Galletas de mantequilla con deliciosa cobertura de chocolateGalletas de mantequilla con deliciosa cobertura de chocolate

Enfriando la leche evaporada en la nevera

La primera etapa del proceso consiste en enfriar la leche evaporada en la nevera. Para ello, debes colocar la lata de leche evaporada en la parte más fría de tu refrigerador y dejarla allí durante al menos una hora. Esto permitirá que la leche se enfríe por completo y adquiera la consistencia adecuada para la preparación de la espuma de gelatina.

El enfriamiento de la leche evaporada es un paso importante, ya que contribuye a que la gelatina adquiera una textura más suave y delicada. Además, al estar fría, la leche evaporada se batirá mejor en la licuadora, logrando así una espuma de gelatina más espesa y esponjosa.

Batiendo la leche evaporada en la licuadora

Una vez que la leche evaporada esté bien fría, es hora de batirla en la licuadora. Para ello, abre la lata de leche evaporada y viértela en el vaso de la licuadora. Asegúrate de utilizar la licuadora a velocidad media-alta para obtener una espuma de gelatina bien batida y consistente.

Es importante batir la leche evaporada durante unos minutos, hasta que adquiera una consistencia similar a la crema batida. Esto garantizará que la espuma de gelatina tenga la textura adecuada y se pueda mezclar fácilmente con la gelatina y el limón.

Preparando la gelatina

Mientras la leche evaporada se está batiendo en la licuadora, es el momento de preparar la gelatina. Sigue las instrucciones del sobre de gelatina para prepararla correctamente. Por lo general, esto implica disolver la gelatina en agua caliente y luego agregar agua fría para completar el volumen indicado en las instrucciones.

Asegúrate de seguir todas las indicaciones del sobre de gelatina para obtener una gelatina bien preparada y con la consistencia adecuada. Una vez que hayas preparado la gelatina, déjala enfriar a temperatura ambiente durante unos minutos antes de proceder con la siguiente etapa.

Mezclando la gelatina con la leche y el limón

Una vez que la gelatina esté lista y la leche evaporada haya sido batida en la licuadora, es hora de mezclar ambos ingredientes. Vierte la gelatina preparada en el vaso de la licuadora con la leche evaporada batida y exprime el jugo de los limones. Esto le dará un toque cítrico y refrescante a la espuma de gelatina.

Es importante mezclar bien todos los ingredientes en la licuadora para asegurar una distribución homogénea. Puedes añadir más limón si deseas intensificar el sabor ácido de la gelatina, pero asegúrate de probar la mezcla para ajustar el nivel de acidez según tu preferencia.

También te puede interesar: Tartaletas de cerezas: Una receta fácil y original para sorprenderTartaletas de cerezas: Una receta fácil y original para sorprender

Refrigerando la mezcla durante 2-3 horas

Una vez que hayas mezclado la gelatina con la leche evaporada y el limón, es hora de refrigerar la mezcla durante 2-3 horas para que adquiera la consistencia adecuada. Vierte la mezcla en un recipiente apto para refrigerar y cúbrelo con papel film o una tapa hermética para evitar que se formen cristales de hielo en la superficie.

El tiempo de refrigeración puede variar dependiendo de la temperatura de tu nevera, por lo que es recomendable revisar la consistencia de la espuma de gelatina después de 2 horas y, si es necesario, dejarla enfriar por un tiempo adicional.

Decorando la espuma de gelatina con fruta fresca y leche condensada

Una vez que la espuma de gelatina ha adquirido una consistencia firme, es hora de decorarla con fruta fresca y leche condensada. Puedes utilizar la fruta de tu preferencia, como fresas, mangos, kiwis o cualquier otra fruta que te guste. Corta la fruta en trozos pequeños y colócala sobre la superficie de la espuma de gelatina.

Añade también un chorrito de leche condensada como toque final para realzar el sabor dulce de la gelatina. Puedes hacer diseños o simplemente rociar la leche condensada de manera uniforme sobre la superficie de la gelatina.

Sirviendo y disfrutando de la deliciosa gelatina con leche evaporada

Una vez que hayas decorado la espuma de gelatina, es hora de servir y disfrutar de este delicioso postre. Sirve porciones individuales en copas o recipientes para postre y colócalos en la nevera durante unos minutos para que se enfríen un poco más.

La espuma de gelatina con leche evaporada es ideal para disfrutar en cualquier ocasión, ya sea como postre después de una comida o como merienda en un día caluroso. Su textura suave y esponjosa, combinada con el sabor dulce y cítrico de la gelatina y el limón, la convierten en una opción refrescante y deliciosa.

Conclusiones y sugerencias finales

La espuma de gelatina con leche evaporada es una opción deliciosa y refrescante para endulzar tus días. Siguiendo los pasos mencionados anteriormente, podrás preparar este exquisito postre en casa de manera fácil y rápida.

Recuerda enfriar la leche evaporada en la nevera antes de batirla en la licuadora, esto ayudará a obtener una textura más cremosa y espumosa. Además, asegúrate de preparar la gelatina correctamente y mezclarla con la leche evaporada y el limón para lograr un equilibrio perfecto de sabores.

También te puede interesar: Tortas esponjosas y livianas: La magia de la clara de huevoTortas esponjosas y livianas: La magia de la clara de huevo

Recuerda también decorar la espuma de gelatina con fruta fresca y leche condensada para darle un toque especial y visualmente atractivo. Sirve y disfruta de este delicioso postre en compañía de tus seres queridos.

Así que, atrévete a preparar esta irresistible espuma de gelatina con leche evaporada y disfruta de su sabor refrescante en cualquier momento del día. ¡No te arrepentirás!

Elena Vazquez

Elena Vazquez

Creatividad y precisión se unen en cada artículo que escribo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información