Bacalao con garbanzos: una deliciosa receta con espinacas congeladas

¡Bienvenidos a este artículo en el que vamos a compartir una deliciosa receta de bacalao con garbanzos y espinacas congeladas! Durante la época de pascua y vigilia, esta receta es muy popular en España, donde se disfruta como un plato reconfortante y lleno de sabor. Aunque existen muchas variantes de esta receta, nosotros vamos a compartir una versión rápida y fácil de preparar, utilizando garbanzos de bote, espinacas congeladas y un sofrito enriquecido con especias. Además, también compartiremos cómo hacer una versión vegetariana sin el bacalao. ¡Así que prepárate para disfrutar de un plato lleno de sabores mediterráneos!

Índice
  1. Ingredientes necesarios
  2. Pasos para preparar el sofrito
  3. Incorporar el bacalao y cocinar por 5 minutos
  4. Agregar las espinacas y los garbanzos
  5. Cocinar por 5 minutos más
  6. Ajustar la sazón
  7. Opción vegetariana sin el bacalao
  8. Consejos para servir el plato
  9. Variaciones de la receta
  10. Conclusiones y opiniones sobre esta deliciosa receta

Ingredientes necesarios

Antes de comenzar con la preparación de este exquisito potaje, es importante asegurarse de tener todos los ingredientes necesarios a mano. Aquí te presentamos una lista de los ingredientes necesarios:

- 400 gramos de bacalao desalado
- 400 gramos de garbanzos cocidos
- 200 gramos de espinacas congeladas
- 1 cebolla grande
- 2 dientes de ajo
- 2 hojas de laurel
- 2 tomates maduros
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1 cucharadita de comino molido
- Sal y pimienta al gusto
- Aceite de oliva virgen extra

Pasos para preparar el sofrito

El primer paso para preparar este delicioso potaje de bacalao con garbanzos y espinacas congeladas es hacer un sabroso sofrito. Para ello, sigue estos pasos:

1. Corta la cebolla en trozos pequeños y pica los dientes de ajo finamente.
2. En una sartén grande, calienta un par de cucharadas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio.
3. Añade la cebolla y los ajos picados a la sartén y cocínalos hasta que estén tiernos y dorados.
4. Agrega las hojas de laurel y remueve durante un par de minutos para que impartan su aroma a los ingredientes.
5. Incorpora los tomates picados en trozos pequeños y cocínalos hasta que se hayan deshecho y hayan liberado su jugo.

Incorporar el bacalao y cocinar por 5 minutos

Una vez que el sofrito esté listo, es hora de agregar el protagonista principal de este plato: el bacalao. Sigue estos pasos para hacerlo:

1. Previamente, habrás desalado el bacalao. Si no sabes cómo hacerlo, puedes consultar nuestro artículo sobre cómo desalar bacalao.
2. Corta el bacalao en trozos grandes y añádelos a la sartén con el sofrito. Cocina a fuego medio durante unos 5 minutos, hasta que el bacalao esté ligeramente dorado por fuera pero aún jugoso por dentro.
3. Durante este tiempo, asegúrate de voltear los trozos de bacalao para que se cocinen de manera uniforme por todos lados.
4. Cuando el bacalao esté listo, retíralo de la sartén y resérvalo en un plato aparte.

Agregar las espinacas y los garbanzos

Con el bacalao ya cocido, es momento de agregar las espinacas y los garbanzos a la preparación. Sigue los siguientes pasos para hacerlo:

1. Añade las espinacas congeladas a la sartén y remueve para que se descongelen y se integren con los demás ingredientes.
2. A continuación, incorpora los garbanzos cocidos a la sartén. Si lo prefieres, puedes enjuagarlos previamente para eliminar el exceso de sal o almidón.
3. Remueve bien para que las espinacas y los garbanzos se mezclen con el sofrito y se impregnen de los sabores de los demás ingredientes.

Cocinar por 5 minutos más

Una vez que hayas incorporado las espinacas y los garbanzos a la preparación, el siguiente paso es cocinarlos durante aproximadamente 5 minutos más. Esto permitirá que los sabores se mezclen y se integren adecuadamente. Sigue estos pasos para lograrlo:

1. Añade un poco de agua o caldo de verduras a la sartén para crear una base líquida que ayude a cocinar los ingredientes de manera uniforme.
2. Cocina a fuego medio durante unos 5 minutos, o hasta que las espinacas estén tiernas y los garbanzos estén calientes.
3. Durante este tiempo, puedes ajustar la sazón agregando sal, pimienta y especias adicionales según tu gusto personal.

Ajustar la sazón

Ajustar la sazón es un paso crucial para garantizar que tu potaje de bacalao con garbanzos y espinacas congeladas tenga el sabor perfecto. Para ajustar la sazón, sigue estos consejos:

1. Prueba una pequeña porción de la preparación y evalúa si necesita más sal, pimienta u otras especias.
2. Si consideras que necesita más sabor, añade más pimentón dulce, comino molido u otras especias de tu elección.
3. Recuerda que siempre es mejor agregar las especias gradualmente, probando y ajustando según sea necesario, para evitar sobrecargar el plato con sabores intensos.

Opción vegetariana sin el bacalao

Si eres vegetariano o simplemente prefieres una opción sin carne, puedes adaptar fácilmente esta receta para hacer una versión vegetariana sin el bacalao. Sigue estos pasos:

1. Omite el bacalao del proceso de preparación.
2. En su lugar, puedes agregar más garbanzos para aumentar el contenido de proteínas del plato.
3. También puedes añadir otras verduras de tu elección, como zanahorias, calabacines o champiñones, para darle más textura y sabor al plato.

Consejos para servir el plato

Ahora que tienes listo tu potaje de garbanzos con bacalao y espinacas congeladas, es hora de servirlo. Aquí tienes algunos consejos para hacerlo de la mejor manera:

- Puedes servir el potaje caliente como plato principal, acompañado de un poco de pan crujiente.
- Este plato también es delicioso cuando se sirve frío, como parte de un buffet o como ensalada.
- Para darle un toque extra de sabor, puedes añadir un chorrito de aceite de oliva virgen extra justo antes de servir.
- Si quieres, también puedes espolvorear un poco de perejil o cilantro fresco picado por encima para añadir color y frescura al plato.

Variaciones de la receta

Si bien esta receta de potaje de bacalao con garbanzos y espinacas congeladas es deliciosa por sí sola, siempre puedes adaptarla y añadir tu toque personal. Aquí tienes algunas ideas para variar la receta:

1. Agrega algunos pimientos rojos o verdes picados al sofrito para darle un toque de color y sabor extra.
2. Si te gusta el picante, puedes añadir una pizca de pimentón picante o chile en polvo al sofrito.
3. Si no tienes garbanzos cocidos, puedes utilizar garbanzos enlatados. Asegúrate de enjuagarlos bien antes de incorporarlos al plato.
4. Experimenta con diferentes especias y hierbas aromáticas, como tomillo, romero o orégano, para darle un toque diferente al plato.

Conclusiones y opiniones sobre esta deliciosa receta

El potaje de garbanzos con bacalao y espinacas congeladas es un plato increíblemente sabroso y lleno de sabores mediterráneos. La combinación de los garbanzos, el bacalao y las espinacas crea una textura y un sabor únicos, que son realzados por el sofrito de cebolla, ajo y tomate. Además, la versatilidad de esta receta permite adaptarla a diferentes gustos y preferencias, como hacer una versión vegetariana sin el bacalao. Ya sea que lo disfrutes como plato principal o como parte de un buffet, este potaje seguramente satisfará a tus papilas gustativas y te dejará deseando más. ¡Así que no esperes más y prueba esta deliciosa receta en tu próxima comida!

Laura Rodríguez

Laura Rodríguez

Palabras que inspiran, informan y deleitan a la audiencia.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información