Deliciosas almejas con habas tiernas, una combinación irresistible

¿Buscas una combinación irresistible de sabores del mar y de la tierra? Entonces no puedes dejar de probar las deliciosas almejas con habas tiernas. Esta receta tradicional combina el sabor suave y dulce de las habas con la frescura y el sabor salado de las almejas, creando un plato que hará que tus papilas gustativas bailen de alegría. Además, prepararlo es mucho más sencillo de lo que piensas. En este artículo te contaremos paso a paso cómo hacer almejas con habas, para que puedas disfrutar de este increíble plato en la comodidad de tu hogar.

Índice
  1. Remojo de las habas el día anterior
  2. Preparación de las habas tiernas con cebolla, ajo y laurel
  3. Hervido de las habas con sal y colorante
  4. Preparación del sofrito con aceite de oliva, cebolla, ajo y guindillas
  5. Agregado de vino blanco, laurel, colorante y pimentón dulce al sofrito
  6. Incorporación de las almejas y salado de las mismas
  7. Cocción de las almejas tapadas hasta que se abran
  8. Unión de las habas y las almejas en la olla
  9. Calentamiento conjunto de las almejas y las habas
  10. Servir como entrante
  11. Conclusión

Remojo de las habas el día anterior

Las habas son uno de los ingredientes principales de este plato y para que estén tiernas y suaves es importante remojarlas el día anterior al cocinarlas. Comienza por seleccionar habas frescas y de buena calidad. Luego, lava las habas para eliminar cualquier suciedad o impurezas que puedan tener. Colócalas en un recipiente lo suficientemente grande como para cubrirlas completamente con agua. Añade una pizca de sal al agua para ayudar en el proceso de remojo.

Cubre el recipiente con una tapa o una envoltura de plástico y deja reposar las habas en remojo durante toda la noche. Esto permitirá que las habas se hidraten y se ablanden, lo que facilitará su cocción y mejorará su textura.

Preparación de las habas tiernas con cebolla, ajo y laurel

Una vez que las habas hayan pasado la noche en remojo, es hora de cocinarlas. Comienza por escurrir el agua en la que se han remojado y enjuágalas nuevamente para eliminar cualquier residuo.

En una olla grande, calienta un poco de aceite de oliva y añade cebolla picada, ajo picado y una hoja de laurel. Sofríe los ingredientes a fuego medio-bajo hasta que la cebolla esté transparente y el ajo esté fragante.

A continuación, añade las habas a la olla y remueve para que se mezclen bien con la cebolla y el ajo. Añade suficiente agua para cubrir completamente las habas. Añade sal al gusto y una pizca de colorante alimentario para darle un bonito color verde a las habas.

Hervido de las habas con sal y colorante

Lleva la olla a ebullición y luego reduce el fuego a medio-bajo. Deja que las habas hiervan a fuego lento durante aproximadamente 30-40 minutos, o hasta que estén tiernas. Es importante asegurarse de que las habas estén bien cocidas pero no demasiado blandas. Deben mantener su forma y textura.

Durante la cocción, es posible que se forme una espuma blanca en la superficie del agua. Simplemente retírala con una cuchara o un colador para obtener un caldo limpio y sin impurezas.

Una vez que las habas estén cocidas, retira la olla del fuego y déjalas reposar mientras preparas el sofrito y las almejas.

Preparación del sofrito con aceite de oliva, cebolla, ajo y guindillas

Mientras las habas reposan, es hora de preparar el sofrito que le dará un sabor delicioso a todo el plato. En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva y añade cebolla picada, ajo picado y unas guindillas.

Sofríe los ingredientes a fuego medio hasta que la cebolla esté transparente y el ajo esté fragante. Las guindillas le darán un toque picante al plato, pero si no te gusta el picante, puedes omitirlas.

Agregado de vino blanco, laurel, colorante y pimentón dulce al sofrito

Una vez que la cebolla y el ajo estén bien pochados, es hora de añadir los ingredientes líquidos al sofrito. Vierte un poco de vino blanco en la sartén y remueve para que se mezcle bien con los demás ingredientes.

Añade una hoja de laurel, una pizca de colorante alimentario y una cucharadita de pimentón dulce. El pimentón dulce le dará un sabor ahumado y un color rojizo al sofrito, realzando aún más el sabor de las almejas y las habas.

Incorporación de las almejas y salado de las mismas

Cuando el sofrito esté bien mezclado con los demás ingredientes, es hora de agregar las almejas. Asegúrate de seleccionar almejas frescas y de calidad para obtener el mejor resultado.

Añade las almejas a la sartén y sazónalas con sal al gusto. Recuerda que las almejas ya tienen un sabor salado natural, así que ten cuidado de no excederte con la sal.

Una vez que las almejas estén en la sartén, tapa la olla para que se cocinen al vapor y se abran. Esto suele tardar unos minutos, dependiendo del tamaño de las almejas. Es importante asegurarse de que todas las almejas estén abiertas antes de continuar.

Cocción de las almejas tapadas hasta que se abran

Con la olla tapada, cocina las almejas a fuego medio-alto hasta que se abran. Esto suele llevar unos minutos. Es importante no cocinarlas en exceso, ya que podrían volverse gomosas y perder su textura y sabor.

Mientras tanto, aprovecha para retirar la cebolla, el ajo y el laurel de las habas que habías dejado reposando. Puedes utilizar un colador o una cuchara ranurada para hacerlo con facilidad.

Cuando todas las almejas estén abiertas, retira la olla del fuego y reserva las almejas junto con el caldo que se ha formado.

Unión de las habas y las almejas en la olla

Ahora es el momento de unir las habas y las almejas en una sola olla. Vierte las habas cocidas en la olla donde cocinaste las almejas y mezcla suavemente para que se combinen todos los sabores. Asegúrate de que las habas estén bien mezcladas con el caldo de las almejas para que absorban todos los sabores y aromas.

Si lo deseas, puedes ajustar la cantidad de caldo según tu preferencia personal. Si te gusta un plato más líquido, añade más caldo. Si prefieres un plato más espeso, reduce la cantidad de caldo.

Calentamiento conjunto de las almejas y las habas

Una vez que las habas y las almejas estén bien mezcladas, vuelve a calentar la olla a fuego medio-bajo. Deja que la mezcla se caliente durante unos minutos, removiendo suavemente de vez en cuando para que todos los ingredientes estén bien calientes y se mezclen completamente.

Recuerda no cocinar en exceso las almejas y las habas, ya que esto podría hacer que las almejas se vuelvan duras y las habas pierdan su textura y sabor.

Servir como entrante

Una vez que las almejas y las habas estén bien calientes y mezcladas, es hora de servir este delicioso plato como entrante. Puedes presentarlo en platos individuales o en una fuente grande para compartir.

Decora el plato con un poco de perejil fresco picado para darle un toque de color y frescura. Acompaña las almejas con habas tiernas con un buen pan crujiente para mojar en el delicioso caldo.

Las almejas con habas tiernas son una combinación irresistible que te deleitará con su sabor suave y delicado. Este plato es perfecto como entrante para una comida especial o como un plato principal ligero acompañado de una ensalada fresca. ¡No esperes más y disfruta de esta deliciosa receta en la comodidad de tu hogar!

Conclusión

Las almejas con habas tiernas son una combinación irresistible de sabores del mar y de la tierra. Remojar las habas el día anterior garantiza que estén tiernas y suaves, y la preparación de las habas con cebolla, ajo y laurel les da un sabor delicioso. El hervido de las habas con sal y colorante asegura que estén bien cocidas y con un bonito color verde.

El sofrito con aceite de oliva, cebolla, ajo y guindillas le da un sabor increíble al plato. El agregado de vino blanco, laurel, colorante y pimentón dulce al sofrito resalta aún más los sabores.

La incorporación de las almejas y el salado de las mismas dan un toque marino al plato, mientras que la cocción de las almejas tapadas hasta que se abran asegura que estén tiernas y jugosas. El retiro de la cebolla, ajo y laurel de las habas garantiza que estén suaves y sin impurezas.

La unión de las habas y las almejas en la olla asegura que todos los sabores se combinen a la perfección. El calentamiento conjunto de las almejas y las habas permite que todos los ingredientes estén bien calientes y mezclados.

Finalmente, servir este delicioso plato como entrante con un poco de perejil fresco picado y acompañarlo con pan crujiente es la manera perfecta de disfrutar de las almejas con habas tiernas en toda su gloria. ¡No pierdas la oportunidad de probar esta combinación irresistible de sabores!

Guillermo Rios

Guillermo Rios

Redactor web con un estilo único y enfoque estratégico.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información