Deliciosa receta de judías con chorizo de la abuela

Las judías pintas con chorizo de la abuela son una receta tradicional que ha pasado de generación en generación. Este plato tan sabroso es ideal para los días fríos de invierno, ya que su textura caliente y reconfortante te hará sentir como en casa. Además, las judías pintas son una fuente de fibra y proteínas, por lo que también son una opción muy saludable.

Índice
  1. Remojo de las judías
  2. Sofrito de cebolla, pimiento verde, ajos y tomate frito
  3. Añadir hueso de jamón, panceta salada y chorizo troceado
  4. Cocinar a fuego lento durante 2 horas
  5. Agregar patatas cortadas en trozos
  6. Espesar la salsa si es necesario
  7. Rectificar de sal
  8. Servir y disfrutar de las judías con chorizo de la abuela

Remojo de las judías

Para comenzar a preparar esta deliciosa receta de judías con chorizo de la abuela, es necesario remojar las judías pintas durante al menos 12 horas. Esto ayudará a ablandar las judías y reducirá su tiempo de cocción. Para remojar las judías, simplemente colócalas en un recipiente grande y cúbrelos con agua fría. Asegúrate de que el agua cubra las judías completamente. Deja reposar durante la noche o durante al menos 12 horas.

Sofrito de cebolla, pimiento verde, ajos y tomate frito

Una vez que las judías han sido remojadas, es hora de comenzar a preparar el sofrito. En una cacerola grande, calienta un poco de aceite de oliva y agrega la cebolla picada en trozos grandes. Sofríe la cebolla a fuego medio hasta que esté transparente y ligeramente dorada. Luego, añade el pimiento verde y los ajos picados finamente. Continúa cocinando hasta que el pimiento esté tierno y los ajos suelten su aroma.

Una vez que las verduras estén listas, añade el tomate frito y remueve bien para que todos los ingredientes estén bien integrados. El tomate frito le dará un sabor y un color deliciosos a las judías con chorizo de la abuela.

Añadir hueso de jamón, panceta salada y chorizo troceado

El siguiente paso es añadir los ingredientes principales de esta receta: el hueso de jamón, la panceta salada y el chorizo troceado. El hueso de jamón le dará un sabor profundo y ahumado a las judías, mientras que la panceta salada y el chorizo agregarán ese extra de sabor y textura que tanto nos gusta.

Añade los ingredientes a la cacerola y remueve bien para que se mezclen con el sofrito. Asegúrate de que todos los ingredientes estén bien distribuidos.

Cocinar a fuego lento durante 2 horas

Una vez que todos los ingredientes están bien integrados, es hora de cocinar las judías con chorizo de la abuela a fuego lento. Cubre los ingredientes con agua fría y lleva la cacerola a fuego medio-bajo. Deja que se cocinen durante al menos 2 horas o hasta que las judías estén tiernas.

Durante la cocción, es importante revolver de vez en cuando para evitar que se peguen al fondo de la cacerola. También puedes añadir más agua si notas que se está evaporando demasiado rápido.

Agregar patatas cortadas en trozos

Cuando las judías estén casi listas, es hora de agregar las patatas cortadas en trozos. Las patatas agregarán textura y espesor al plato, convirtiéndolo en una comida aún más completa y sustanciosa.

Coloca las patatas en la cacerola y remueve bien para que queden bien cubiertas por el caldo. Deja que se cocinen junto con las judías durante unos 20-30 minutos, o hasta que estén tiernas.

Espesar la salsa si es necesario

Si la salsa de las judías con chorizo de la abuela no está lo suficientemente espesa, puedes añadir harina o patatas machacadas para espesarla. En un recipiente aparte, disuelve un poco de harina en agua fría y añádela poco a poco a la cacerola, removiendo constantemente. Si prefieres usar patatas machacadas, simplemente cocina algunas patatas aparte, machácalas con un tenedor y añádelas a la cacerola. Deja que la salsa se cocine durante unos minutos adicionales para que se espese.

Rectificar de sal

Antes de servir las judías con chorizo de la abuela, es importante probar y rectificar de sal si es necesario. Añade sal al gusto y mezcla bien. Recuerda que el chorizo y la panceta ya contienen sal, por lo que es posible que no necesites añadir mucha más.

Servir y disfrutar de las judías con chorizo de la abuela

Una vez que las judías con chorizo de la abuela estén listas, es hora de servirlas y disfrutarlas. Sirve el plato caliente en cuencos o platos hondos y acompáñalo con un poco de pan crujiente. Las judías pintas con chorizo son un plato completo por sí mismas, pero si lo prefieres, también puedes servirlas como guarnición con arroz blanco o una ensalada fresca.

No cabe duda de que esta receta de judías pintas con chorizo de la abuela es una opción perfecta para disfrutar en cualquier ocasión. Su sabor tradicional y reconfortante te llevará de vuelta a la infancia y te hará sentir como en casa. ¡No dudes en probarla y deleitarte con su exquisito sabor!

¡Anímate a preparar estas deliciosas judías con chorizo de la abuela y sorprende a tus seres queridos con este plato lleno de sabor y tradición!

David Moreno

David Moreno

Creando contenido que informa, entretiene y educa.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información