Delicioso yogur de durazno casero, sin necesidad de yogurtera

yogur de durazno casero

¿Eres un amante del yogur? ¿Te gustaría probar una deliciosa y refrescante variante de yogur de durazno casero? Si es así, estás en el lugar correcto.

En este artículo, te mostraremos cómo hacer un yogur de durazno casero, sin necesidad de una yogurtera. El yogur de durazno es una opción muy popular para aquellos que buscan un postre saludable y sabroso.

Con los ingredientes adecuados y un poco de paciencia, pronto podrás disfrutar de tu propio yogur de durazno hecho en casa. ¡No te pierdas esta deliciosa receta!

Índice
  1. Ingredientes para el yogur casero
  2. Paso 1: Hervir la leche entera
  3. Paso 2: Añadir leche en polvo y dejar enfriar
  4. Paso 3: Agregar yogur de durazno o melocotón
  5. Paso 4: Dejar reposar durante 2-3 horas
  6. Paso 5: Añadir durazno en trozos y endulzante al gusto
  7. Paso 6: Servir el yogur frío
  8. Conclusión
  9. yogur de durazno

Ingredientes para el yogur casero

Antes de comenzar con la preparación de nuestro yogur de durazno casero, asegúrate de tener todos los ingredientes necesarios a mano. Lo que necesitarás es:

  •  litro de leche entera.
  • 4 cucharadas de leche en polvo.
  • 1 yogur de durazno o melocotón.
  • 2-3 duraznos frescos, pelados y cortados en trozos pequeños.
  • Endulzante al gusto (azúcar, miel o cualquier otro edulcorante de tu elección).

Paso 1: Hervir la leche entera

Empezaremos nuestro proceso de preparación hirviendo la leche entera en una olla grande a fuego medio. Asegúrate de remover la leche constantemente para evitar que se queme en el fondo de la olla.

Este paso es crucial para eliminar cualquier bacteria o microorganismo no deseado que pueda estar presente en la leche cruda. Al hervir la leche, también aseguramos una textura más rica y cremosa en nuestro yogur final.

Hervir la leche entera

Vierte la leche entera en una olla grande y colócala a fuego medio. Asegúrate de remover constantemente la leche para evitar que se pegue o se queme en el fondo de la olla.

Continúa calentando la leche hasta que alcance el punto de ebullición. Verás burbujas comenzando a formarse en la superficie de la leche. Una vez que la leche esté hirviendo, reduce el fuego a bajo y continúa removiendo durante unos minutos más.

Paso 2: Añadir leche en polvo y dejar enfriar

Una vez que la leche haya hervido, retírala del fuego y añade las 4 cucharadas de leche en polvo. Mezcla bien la leche en polvo con la leche caliente hasta que esté completamente disuelta.

Luego, deja enfriar la mezcla a temperatura ambiente. Esto puede llevar alrededor de una hora, así que asegúrate de dejar suficiente tiempo para que la mezcla se enfríe adecuadamente.

También te puede interesar: Delicioso quesillo casero venezolano preparado al baño maríaDelicioso quesillo casero venezolano preparado al baño maría

Añadir leche en polvo y dejar enfriar

Retira la olla del fuego una vez que la leche haya hervido y agrega la leche en polvo. Asegúrate de mezclar bien la leche en polvo con la leche caliente para obtener una mezcla homogénea.

Coloca la olla con la mezcla de leche en un lugar seguro y deja enfriar a temperatura ambiente. Esto permitirá que la mezcla se asiente y tome la consistencia adecuada para la preparación del yogur.

Paso 3: Agregar yogur de durazno o melocotón

Una vez que la mezcla de leche haya enfriado, es hora de añadir el yogur de durazno o melocotón. El yogur actúa como cultivo inicial de bacterias beneficiosas que ayudarán a fermentar la leche.

Agrega el yogur en la olla con la mezcla de leche y mezcla suavemente para que se integre completamente.

Agregar yogur de durazno o melocotón

Añade el yogur de durazno o melocotón en la olla con la mezcla de leche enfriada. Es importante elegir un yogur de buena calidad para asegurarte de obtener los mejores resultados en cuanto a sabor y textura.

Mezcla suavemente el yogur con la mezcla de leche para que se distribuya de manera uniforme. Asegúrate de incorporarlo completamente para que todas las porciones de yogur actúen como cultivo de bacterias durante la fermentación.

Paso 4: Dejar reposar durante 2-3 horas

Una vez que hayas mezclado el yogur con la mezcla de leche, cubre la olla con una tapa y déjala reposar en un lugar cálido durante 2-3 horas. Durante este tiempo, la fermentación ocurrirá y la mezcla se convertirá en un yogur espeso y delicioso.

Es importante encontrar un lugar cálido para el reposo, ya que las bacterias necesitan una temperatura adecuada para crecer y fermentar la leche.

Dejar reposar durante 2-3 horas

Cubre la olla con una tapa y colócala en un lugar cálido de tu cocina. Puedes envolver la olla en una toalla para mantener el calor y asegurar una fermentación adecuada.

También te puede interesar: Pisto con huevo revuelto: una deliciosa combinaciónPisto con huevo revuelto: una deliciosa combinación

Durante el período de reposo, evita mover la olla o abrir la tapa con demasiada frecuencia, ya que esto podría afectar la fermentación. Deja que las bacterias hagan su trabajo y transformen la mezcla en un yogur delicioso.

Paso 5: Añadir durazno en trozos y endulzante al gusto

Una vez que la mezcla haya fermentado durante 2-3 horas, es hora de darle un toque de durazno fresco. Añade los trozos de durazno y mézclalos suavemente para que se distribuyan por todo el yogur.

Además, si prefieres un yogur más dulce, puedes agregar endulzante al gusto. Puedes utilizar azúcar, miel o cualquier otro edulcorante de tu elección.

Añadir durazno en trozos y endulzante al gusto

Pela y corta los duraznos frescos en trozos pequeños. Añádelos a la mezcla de yogur y mezcla suavemente para que se integren completamente.

Si deseas endulzar más el yogur, puedes añadir azúcar, miel o cualquier otro edulcorante de tu elección. Ajusta la cantidad de endulzante de acuerdo a tus preferencias personales.

Paso 6: Servir el yogur frío

Una vez que hayas agregado los duraznos y endulzado el yogur, transfiera la mezcla a recipientes individuales y refrigéralos durante al menos 2 horas. Esto permitirá que el yogur se enfríe y adquiera una textura más densa y cremosa.

Cuando esté completamente frío, puedes disfrutar de tu delicioso yogur de durazno casero. ¡Sirve frío y disfruta de este postre saludable y refrescante!

Servir frío

Vierte el yogur en recipientes individuales y colócalos en el refrigerador durante al menos 2 horas. Esto permitirá que el yogur se enfríe y se asiente adecuadamente.

Cuando el yogur esté frío, puedes añadir una decoración adicional si lo deseas, como rodajas de durazno o un poco de miel. Sirve frío y disfruta de tu cremoso y delicioso yogur de durazno casero.

Conclusión

Hacer yogur casero de durazno es una opción deliciosa y saludable. No es necesario tener una yogurtera para disfrutar de este postre fresco y cremoso. Con ingredientes simples y un poco de paciencia, puedes preparar tu propio yogur de durazno en casa. ¡Atrévete a probar esta receta y sorprende a tu familia y amigos con un delicioso postre casero!

También te puede interesar: Deliciosos huevos a la gallega: una auténtica joya culinariaDeliciosos huevos a la gallega: una auténtica joya culinaria
yogur de durazno casero

yogur de durazno

yogur de durazno casero, sin necesidad de una yogurtera. El yogur de durazno es una opción muy popular para aquellos que buscan un postre saludable y sabroso.
Tiempo de preparación 6 horas
Tiempo de cocción 15 minutos
refrigerar 2 horas
Plato Lácteo, Postre
Cocina Internacional

Utensilios

  • 1 Olla grande

Ingredientes
  

  • 1 Lt de leche entera.
  • 4 cdas de leche en polvo.
  • 1 yogur de durazno o melocotón.
  • 2-3 duraznos frescos pelados y cortados en trozos pequeños.
  • Endulzante al gusto azúcar, miel o cualquier otro edulcorante de tu elección.

Elaboración corta
 

Paso 1: Hervir la leche entera

  • Vierte la leche entera en una olla grande y colócala a fuego medio.
  • Asegúrate de remover constantemente la leche para evitar que se pegue o se queme en el fondo de la olla.
  • Continúa calentando la leche hasta que alcance el punto de ebullición.
  • Verás burbujas comenzando a formarse en la superficie de la leche.
  • Una vez que la leche esté hirviendo, reduce el fuego a bajo y continúa removiendo durante unos minutos más.

Paso 2: Añadir leche en polvo y dejar enfriar

  • Retira la olla del fuego una vez que la leche haya hervido y agrega la leche en polvo.
  • Asegúrate de mezclar bien la leche en polvo con la leche caliente para obtener una mezcla homogénea.
  • Coloca la olla con la mezcla de leche en un lugar seguro y deja enfriar a temperatura ambiente.
  • Esto permitirá que la mezcla se asiente y tome la consistencia adecuada para la preparación del yogur.

Paso 3: Agregar yogur de durazno o melocotón

  • Añade el yogur de durazno o melocotón en la olla con la mezcla de leche enfriada.
  • Es importante elegir un yogur de buena calidad para asegurarte de obtener los mejores resultados en cuanto a sabor y textura.
  • Mezcla suavemente el yogur con la mezcla de leche para que se distribuya de manera uniforme.
  • Asegúrate de incorporarlo completamente para que todas las porciones de yogur actúen como cultivo de bacterias durante la fermentación.

Paso 4: Dejar reposar durante 2-3 horas

  • Cubre la olla con una tapa y colócala en un lugar cálido de tu cocina.
  • Puedes envolver la olla en una toalla para mantener el calor y asegurar una fermentación adecuada.
  • Durante el período de reposo, evita mover la olla o abrir la tapa con demasiada frecuencia, ya que esto podría afectar la fermentación.
  • Deja que las bacterias hagan su trabajo y transformen la mezcla en un yogur delicioso.

Paso 5: Añadir durazno en trozos y endulzante al gusto

  • Pela y corta los duraznos frescos en trozos pequeños.
  • Añádelos a la mezcla de yogur y mezcla suavemente para que se integren completamente.
  • Si deseas endulzar más el yogur, puedes añadir azúcar, miel o cualquier otro edulcorante de tu elección.
  • Ajusta la cantidad de endulzante de acuerdo a tus preferencias personales.

Paso 6: Servir el yogur frío

  • Vierte el yogur en recipientes individuales y colócalos en el refrigerador durante al menos 2 horas.
  • Esto permitirá que el yogur se enfríe y se asiente adecuadamente.
  • Cuando el yogur esté frío, puedes añadir una decoración adicional si lo deseas, como rodajas de durazno o un poco de miel.
  • Sirve frío y disfruta de tu cremoso y delicioso yogur de durazno casero.
Keyword Durazno, Yogur

 

Miguel Fernández

Miguel Fernández

Redacción web con enfoque estratégico y estilo único.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información