Receta de Oaxaca: Descubre el delicioso sabor del coloradito

El mole coloradito es uno de los platillos más emblemáticos y deliciosos de la cocina oaxaqueña. Su sabor único y complejo lo convierte en una verdadera joya culinaria que no puedes dejar de probar. En esta receta, te enseñaremos paso a paso cómo preparar este exquisito platillo, desde la preparación de la salsa hasta la elección de los acompañamientos perfectos. ¡Prepárate para disfrutar de una explosión de sabores en tu paladar!

Índice
  1. Ingredientes necesarios para preparar el mole coloradito
  2. Pasos a seguir para asar los chiles y preparar la salsa
  3. Sustituto del chile chilhuacle: cómo usar chile guajillo en su lugar
  4. Preparación de la carne de pollo o res para acompañar el mole coloradito
  5. Cómo cocinar la salsa con caldo de pollo hasta obtener la consistencia deseada
  6. Tiempo de cocción y recomendaciones para lograr un sabor auténtico
  7. Presentación y acompañamientos sugeridos para servir el mole coloradito
  8. Variaciones y sugerencias adicionales para personalizar la receta
  9. Cómo conservar y almacenar el mole coloradito para disfrutar en futuras ocasiones
  10. Conclusiones y consejos finales para preparar esta deliciosa receta

Ingredientes necesarios para preparar el mole coloradito

Para preparar el mole coloradito, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 5 chiles chilhuacles colorados (en su defecto, 8 chiles guajillos)
  • 3 chiles pasilla
  • 3 chiles anchos
  • 1/2 taza de semillas de ajonjolí
  • 1/4 de taza de pasitas
  • 1/4 de taza de almendras
  • 1/4 de taza de cacahuates
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 1 tomatillo
  • 1 tortilla
  • 1 ramita de canela
  • 3 clavos de olor
  • 1 hoja de laurel
  • 1/4 de cucharadita de comino
  • 1/4 de cucharadita de orégano
  • 1 litro de caldo de pollo
  • Sal al gusto
  • Aceite vegetal
  • Piezas de pollo o carne de res para acompañar

Pasos a seguir para asar los chiles y preparar la salsa

1. Comienza por asar los chiles. Puedes hacerlo de diferentes formas: en el comal o en el horno. Si eliges el comal, colócalo a fuego medio y coloca los chiles sobre él. Ve volteándolos constantemente para que se tuesten de manera pareja. Si optas por el horno, precaliéntalo a 180 grados Celsius y coloca los chiles en una charola para hornear. Luego, coloca la charola en el horno y deja que los chiles se aseen durante aproximadamente 5 minutos, o hasta que estén ligeramente tostados.

2. Una vez que los chiles estén asados, retírales las semillas y el tallo. Si deseas un sabor más suave, puedes retirar también la piel. Puedes hacerlo frotando los chiles entre tus manos o con la ayuda de un paño de cocina.

3. En una sartén grande, calienta un poco de aceite vegetal a fuego medio. Agrega los chiles asados y tostados, las semillas de ajonjolí, las pasitas, las almendras, los cacahuates, el ajo, la cebolla y el tomatillo. Sofríe todos los ingredientes hasta que estén ligeramente dorados y fragantes.

4. Retira la sartén del fuego y transfiere los ingredientes a una licuadora. Licúa hasta obtener una salsa suave y homogénea. Dependiendo de la potencia de tu licuadora, es posible que debas hacerlo en varias tandas.

5. Regresa la salsa a la sartén y agrega la canela, los clavos de olor, el laurel, el comino, el orégano y sal al gusto. Cocina a fuego medio durante unos minutos, para que los sabores se fusionen y la salsa adquiera una mayor intensidad de sabor.

Sustituto del chile chilhuacle: cómo usar chile guajillo en su lugar

Si no puedes conseguir chiles chilhuacles para preparar el mole coloradito, no te preocupes. El chile guajillo es un excelente sustituto que le dará un sabor similar al platillo. Para utilizarlos, simplemente sustituye los chiles chilhuacles en la receta original por ocho chiles guajillos. Recuerda asar y desvenar los chiles guajillos de la misma manera que lo harías con los chilhuacles, para obtener el mejor sabor.

Preparación de la carne de pollo o res para acompañar el mole coloradito

El mole coloradito puede ser acompañado de piezas de pollo o carne de res, según tu preferencia. Aquí te explicamos cómo preparar la carne para que se integre perfectamente con la salsa.

1. Si vas a utilizar pollo, puedes optar por muslos, piernas o pechugas, según tus preferencias. Si prefieres res, puedes utilizar filetes de solomillo o bistec. Corta la carne en trozos medianos para que se cocine de manera uniforme.

2. En una sartén grande, calienta un poco de aceite vegetal a fuego medio-alto. Agrega la carne y cocina hasta que esté dorada por todos lados.

3. Retira la carne de la sartén y reserva.

Cómo cocinar la salsa con caldo de pollo hasta obtener la consistencia deseada

Una vez que hayas preparado la salsa y la carne esté lista, es hora de unir ambos ingredientes para obtener el mole coloradito perfecto. Sigue estos pasos para lograrlo:

1. En una olla grande, calienta un poco de aceite vegetal a fuego medio. Agrega la salsa de chiles que preparaste anteriormente y cocina durante unos minutos, para que los sabores se fusionen.

2. Agrega el caldo de pollo poco a poco, revolviendo constantemente para que la salsa se disuelva. La cantidad de caldo dependerá de la consistencia que desees para tu mole. Si lo prefieres más espeso, añade menos caldo. Si lo prefieres más líquido, añade más caldo.

3. Cocina la salsa a fuego medio-bajo durante al menos una hora, revolviendo ocasionalmente para asegurarte de que no se pegue al fondo de la olla. Durante este tiempo, la salsa se espesará y adquirirá una mayor intensidad de sabor.

4. Prueba la salsa y ajusta el sazón con sal si es necesario. Recuerda que la salsa de mole coloradito debe tener un equilibrio de sabores entre lo dulce, lo picante y lo salado.

Tiempo de cocción y recomendaciones para lograr un sabor auténtico

Para obtener un sabor auténticamente delicioso en tu mole coloradito, es importante cocinar la salsa a fuego lento durante el tiempo adecuado. Por lo general, una hora de cocción es suficiente para que los sabores se fusionen y la salsa adquiera una consistencia espesa y sabrosa.

Recuerda que el mole coloradito es un platillo que mejora con el tiempo. Si tienes la paciencia de dejar reposar la salsa durante una noche en el refrigerador, notarás cómo los sabores se intensifican aún más y se vuelven más complejos. Además, esto te permitirá desgrasar la salsa antes de servirla, obteniendo una presentación más refinada.

Presentación y acompañamientos sugeridos para servir el mole coloradito

El mole coloradito se sirve tradicionalmente sobre piezas de pollo o carne de res, acompañado de tortillas recién hechas y arroz blanco. Aquí te damos algunas sugerencias para que puedas presentar este platillo de la forma más atractiva y apetitosa posible:

  • Coloca las piezas de pollo o carne en un plato grande y vierte generosamente la salsa de coloradito por encima. Asegúrate de cubrir completamente la carne para que pueda absorber todos los sabores.
  • Acompaña el mole coloradito con tortillas calientes y arroz blanco.
  • Para darle un toque de frescura, puedes decorar el plato con cilantro picado, cebolla encurtida, crema agria y aguacate en rodajas.
  • Si quieres añadir un poco de crujiente, puedes espolvorear semillas de ajonjolí tostadas por encima.

Variaciones y sugerencias adicionales para personalizar la receta

El mole coloradito es una receta muy versátil que puedes adaptar según tus gustos y preferencias. Aquí te damos algunas sugerencias para personalizarlo y darle tu toque personal:

  • Si deseas una salsa más picante, puedes añadir chiles de árbol o chiles serranos a la mezcla.
  • Si te gusta el sabor ahumado, puedes agregar una pizca de chipotle o utilizar chiles ahumados en lugar de los chiles pasilla o anchos.
  • Si prefieres un sabor más dulce, puedes aumentar la cantidad de pasitas o agregar un poco de piloncillo a la salsa.
  • Si tienes otros ingredientes en tu despensa que te inspiren, no dudes en experimentar y agregarlos a la receta. Recuerda que la cocina es una forma de expresión creativa y el mole coloradito es un lienzo en blanco delicioso.

Cómo conservar y almacenar el mole coloradito para disfrutar en futuras ocasiones

El mole coloradito se conserva muy bien en el refrigerador y puede ser disfrutado durante varios días después de su preparación. Para almacenarlo correctamente, sigue estos pasos:

1. Deja que la salsa de coloradito se enfríe por completo antes de transferirla a un recipiente hermético.

2. Una vez enfriada, coloca el recipiente en el refrigerador y asegúrate de sellarlo correctamente para evitar que entre aire.

3. El mole coloradito puede conservarse en el refrigerador por hasta una semana. Pasado ese tiempo, es posible que la calidad y el sabor comiencen a deteriorarse.

Recuerda que el mole coloradito también se puede congelar para una conservación más prolongada. Para hacerlo, divídelo en porciones individuales y colócalas en bolsas o recipientes aptos para el congelador. Etiqueta cada porción con la fecha de congelación y consúmela en un plazo de tres a cuatro meses para disfrutar de su máximo sabor y calidad.

Conclusiones y consejos finales para preparar esta deliciosa receta

El mole coloradito es un platillo que requiere de tiempo, dedicación y amor para lograr su sabor auténtico. Asegúrate de seguir los pasos de la receta al pie de la letra y no tengas miedo de experimentar y agregar tus toques personales. Recuerda que la cocina es un arte y el mole coloradito es una obra maestra.

Si vas a preparar este platillo para una ocasión especial, te recomendamos hacerlo con anticipación, ya que el sabor mejora con el tiempo. Si tienes la oportunidad, déjalo reposar durante la noche en el refrigerador antes de servirlo, para que los sabores se intensifiquen aún más.

No olvides elegir los acompañamientos adecuados para disfrutar plenamente del mole coloradito. Las tortillas calientes y el arroz blanco son perfectos para absorber la deliciosa salsa, y puedes agregarle cilantro, cebolla encurtida, crema agria y aguacate para darle un toque extra de frescura.

El mole coloradito es una joya culinaria que no puedes dejar de probar. Su sabor único y complejo te transportará a los sabores de Oaxaca y te hará viajar a través de cada bocado. ¡Disfruta de esta deliciosa receta y compártela con tus seres queridos!

Daniel Bravo

Daniel Bravo

Experto en redacción web, cada palabra cuenta.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información