Pollo con salsa blanca: una receta fácil y deliciosa

Pollo con salsa blanca

El pollo con salsa blanca es una receta clásica que combina la jugosidad y suavidad del pollo con el sabor cremoso y delicado de la salsa blanca. Es una opción perfecta para una comida reconfortante y deliciosa.

En este artículo, te enseñaremos cómo hacer pollo en salsa blanca de una manera fácil y rápida. Además, te daremos algunos consejos y trucos para obtener un pollo jugoso y tierno, y también te daremos algunas opciones para adaptar la receta a tus gustos y preferencias. ¡Comencemos!

Índice
  1. Ingredientes necesarios
  2. Paso a paso de la receta
  3. Consejos y trucos para obtener un pollo jugoso
  4. Variaciones y opciones para adaptar la receta
  5. Beneficios nutricionales del pollo
  6. Otras recetas de pollo recomendadas
  7. Recomendaciones de vinos o acompañamientos para servir con el pollo en salsa blanca
  8. Conclusiones y recomendaciones finales
  9. Pollo con salsa blanca

Ingredientes necesarios

Para preparar pollo en salsa blanca, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • - 500 gramos de pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
  • - 2 cucharadas de mantequilla
  • - 2 cucharadas de harina
  • - 1 taza de caldo de pollo
  • - 1 taza de leche
  • - Sal y pimienta al gusto
  • - Opcional: hierbas y especias de tu elección (por ejemplo, perejil, tomillo, romero)

Paso a paso de la receta

  1. En primer lugar, corta las pechugas de pollo en trozos medianos y sazónalas con sal y pimienta al gusto.
  2. En una sartén grande, derrite la mantequilla a fuego medio-alto. Una vez que esté derretida, agrega los trozos de pollo y cocínalos hasta que estén dorados por todos lados. Esto debería tomar alrededor de 5 minutos.
  3. Retira el pollo de la sartén y resérvalo.
  4. En la misma sartén, agrega la harina y revuélvela con la mantequilla restante hasta obtener una especie de pasta (roux). Esto ayudará a espesar la salsa.
  5. Cocina la harina durante aproximadamente un minuto.
  6. Añade gradualmente el caldo de pollo y la leche a la sartén, revolviendo constantemente para evitar la formación de grumos.
  7. Continúa cocinando hasta que la salsa adquiera una consistencia espesa y suave. Esto tomará alrededor de 5-10 minutos.
  8. Vuelve a colocar el pollo en la sartén y remuévelo para cubrirlo por completo con la salsa blanca. Cocina durante otros 5 minutos, o hasta que el pollo esté completamente cocido.
  9. Si lo deseas, agrega las hierbas y especias de tu elección para darle un toque de sabor extra. Puedes utilizar perejil, tomillo, romero o cualquier otra hierba que te guste.
  10. Cocina durante un minuto más para que los sabores se mezclen.
  11. Retira la sartén del fuego y sirve el pollo en salsa blanca caliente.
  12. Puedes acompañarlo con arroz, pasta o verduras al vapor. ¡Disfruta de tu deliciosa comida!

Consejos y trucos para obtener un pollo jugoso

- Marinar el pollo antes de cocinarlo puede ayudar a mantenerlo jugoso. Puedes utilizar marinadas a base de yogur, limón o aceite de oliva con hierbas y especias.

- Cocina el pollo a fuego medio-alto para obtener un exterior dorado y crujiente, sin que el interior se seque.

- Evita cocinar el pollo en exceso, ya que esto puede hacerlo seco y gomoso. Utiliza un termómetro de cocina para asegurarte de que el pollo esté completamente cocido pero no sobrecocido.

- Si prefieres un pollo más jugoso, puedes utilizar muslos o piernas en lugar de pechugas. Las partes con piel y hueso suelen retener más humedad durante la cocción.

- No olvides dejar que el pollo descanse durante unos minutos antes de servirlo. Esto permitirá que los jugos se redistribuyan y el pollo se mantenga jugoso.

Variaciones y opciones para adaptar la receta

El pollo en salsa blanca es una receta muy versátil que se puede adaptar fácilmente a tus gustos y preferencias. Aquí tienes algunas ideas para darle un toque personalizado:

- Agrega verduras: puedes añadir verduras como zanahorias, guisantes o champiñones a la salsa blanca para enriquecerla y agregar más textura. Simplemente agrégalas junto con la harina en el paso 4 y cocínalas hasta que estén tiernas.

- Cambia las especias: puedes experimentar con diferentes hierbas y especias para darle diferentes sabores a la salsa blanca. Prueba con albahaca, estragón, curry o pimentón para agregar un toque de sabor único.

- Añade queso: si te gusta el queso, puedes añadir queso rallado a la salsa blanca para hacerla más cremosa y sabrosa. El queso parmesano, el queso cheddar o el queso suizo son opciones deliciosas.

- Utiliza diferentes cortes de pollo: si no te gusta la pechuga de pollo, puedes utilizar otras partes como muslos, piernas o alas. Cada corte tiene su propio sabor y textura, por lo que puedes experimentar y descubrir cuál te gusta más.

Beneficios nutricionales del pollo

El pollo es una excelente fuente de proteína magra, lo que lo convierte en una opción saludable para satisfacer las necesidades diarias de proteína. También es rico en vitaminas del grupo B, como la niacina, que ayuda a mantener un sistema cardiovascular saludable.

Además, el pollo proporciona una buena cantidad de minerales esenciales como el hierro, el zinc y el fósforo. Estos minerales son importantes para mantener huesos fuertes, un sistema inmunológico saludable y una función cerebral adecuada.

El pollo también es una fuente de aminoácidos esenciales, que son los bloques de construcción de las proteínas en nuestro cuerpo. Estos aminoácidos son necesarios para el crecimiento y reparación de tejidos, la producción de enzimas y hormonas, y la salud en general.

Otras recetas de pollo recomendadas

Si te gusta el pollo, aquí tienes algunas otras recetas que te recomendamos probar:

- Pollo al horno con hierbas: esta receta combina el sabor suave del pollo con el aroma y el sabor de las hierbas frescas. Es una opción saludable y deliciosa para una comida principal.

- Pollo a la parrilla con limón y ajo: esta receta simple realza el sabor natural del pollo con limón, ajo y algunas hierbas. Es perfecta para una comida al aire libre en los días de verano.

- Pollo al curry: si te gusta la comida picante y llena de sabor, el pollo al curry es una excelente opción. Combina el pollo con una deliciosa salsa de curry y se puede servir con arroz o pan naan.

Recomendaciones de vinos o acompañamientos para servir con el pollo en salsa blanca

A la hora de elegir un vino para acompañar el pollo en salsa blanca, las opciones son variadas. Los blancos secos son siempre una buena elección, como un Chardonnay o un Sauvignon Blanc. Estos vinos complementarán los sabores cremosos de la salsa y realzarán el sabor del pollo.

En cuanto a los acompañamientos, el arroz blanco o integral es una opción clásica que combina perfectamente con el pollo en salsa blanca. También puedes optar por pasta, puré de papas, verduras al vapor o una ensalada mixta para completar la comida.

Conclusiones y recomendaciones finales

El pollo con salsa blanca es una receta clásica que combina lo mejor del pollo y la delicadeza de la salsa blanca. Es una opción fácil de preparar y que seguro complacerá a toda la familia.

Recuerda marinar el pollo antes de cocinarlo y seguir los consejos y trucos para obtener un pollo jugoso y tierno. Además, puedes adaptar la receta añadiendo verduras, cambiando las especias o utilizando diferentes cortes de pollo.

Acompaña el pollo con salsa blanca con un vino blanco seco y disfruta de un acompañamiento como arroz, pasta o verduras al vapor.

En definitiva, el pollo con salsa blanca es una opción versátil y saludable que no dejará indiferente a nadie. ¡Anímate a probar esta deliciosa receta y sorprende a tus seres queridos con un plato irresistible!

Pollo con salsa blanca

Pollo con salsa blanca

El pollo con salsa blanca es una receta clásica que combina la jugosidad y suavidad del pollo con el sabor cremoso y delicado de la salsa blanca.
Es una opción perfecta para una comida reconfortante y deliciosa.
Tiempo de preparación 15 minutos
Tiempo de cocción 20 minutos
Tiempo total 35 minutos
Plato Acompañamiento, Plato principal
Cocina Internacional
Calorías 401 kcal

Utensilios

  • Sartén grande

Ingredientes
  

  • 500 g pechugas de pollo deshuesadas y sin piel
  • 2 cucharadas mantequilla
  • 2 cucharadas harina sin gluten si es necesario
  • 1 taza caldo de pollo
  • 1 taza leche
  • Sal y pimienta al gusto
  • Opcional: hierbas y especias de tu elección perejil, tomillo, romero

Elaboración corta
 

  • Corta las pechugas de pollo en trozos medianos y sazónalas con sal y pimienta al gusto.
  • En una sartén grande, derrite la mantequilla a fuego medio-alto. Una vez que esté derretida, agrega los trozos de pollo y cocínalos hasta que estén dorados por todos lados (aproximadamente 5 minutos).
  • Retira el pollo de la sartén y resérvalo.
  • En la misma sartén, agrega la harina y revuélvela con la mantequilla restante hasta obtener una especie de pasta (roux). Cocina la harina durante aproximadamente un minuto.
  • Añade gradualmente el caldo de pollo y la leche a la sartén, revolviendo constantemente para evitar la formación de grumos.
  • Continúa cocinando hasta que la salsa adquiera una consistencia espesa y suave (5-10 minutos).
  • Vuelve a colocar el pollo en la sartén y remuévelo para cubrirlo por completo con la salsa blanca. Cocina durante otros 5 minutos, o hasta que el pollo esté completamente cocido.
  • Si lo deseas, agrega las hierbas y especias de tu elección para darle un toque de sabor extra (perejil, tomillo, romero). Cocina durante un minuto más para que los sabores se mezclen.
  • Retira la sartén del fuego y sirve el pollo en salsa blanca caliente.
Keyword leche, Pollo, Salsa
Elena Vazquez

Elena Vazquez

Creatividad y precisión se unen en cada artículo que escribo.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Go up

Usamos cookies para asegurar que te brindamos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información